Entrevista exclusiva: presente y futuro de General Motors en la Argentina y el resto del mundo


CarsMagazine (Por Martín Egozcue).- En la segunda parte de la entrevista a Bernardo García (para leer la primera, click acá), Gerente de Comunicaciones de GM Argentina, el ejecutivo analiza la actualidad del mercado local y las proyecciones para 2010, evalúa los resultados que arrojó el plan del Gobierno para la financiación de vehículos 0 km, proyecta qué podría ocurrir con el precios de los autos en el país y traza un panorama sobre el nuevo escenario del grupo GM a nivel mundial luego de la profunda reestructuración a la que fue sometido.

- ¿Qué análisis hace GM Argentina de la actualidad del mercado local, cómo espera cerrar el año en particular y qué proyecciones tiene para 2010?
- El año va cerrándose con perspectivas muy positivas. Si en enero hubiéramos tenido la visión actual sobre cómo se perfila el mercado, habríamos sido más optimistas. No lo hubiésemos podido creer por entonces. Las condiciones a comienzos de año eran bastante difíciles, pero a medida que el mercado fue avanzando, no sólo vimos que se hacía estable, sino que hoy vislumbramos un crecimiento con respecto a las expectativas que había a principios de año. Se esperaba una industria de unas 400.000 unidades para todo 2009, lo que no era una cifra mala considerando que hubo años con ventas infinitamente menores. Pero sí representaba una caída fuerte respecto de 2008, un año récord en la historia de la industria automotriz local (N de la R: se vendieron 610.000 unidades). Pero hoy, nueve meses después, hablamos de una industria que podría llegar a superar las 500.000 unidades, una cifra importante…


- ¿Cómo se explica esta situación en la que el mercado pareció haberse reactivado en el segundo semestre?
- Fundamentalmente, y al menos para GM Argentina, se debió por un lado a las exportaciones, que permitieron mantener estabilidad hacia afuera, mientras que internamente fue gracias a los muy buenos productos que empezamos a traer, como el Chevrolet Spark, por ejemplo. Pero también logramos consolidar al Corsa, que con la variante Life (abajo, foto) que apunta al primer 0 Km, inicialmente se ofreció a través del plan del Gobierno. El Corsa se afianzó como líder en la Argentina y también en Uruguay y en Brasil. Demostró su vigencia a pesar de tener tantos años en el mercado. Así, en este momento la participación de GM Argentina en el mercado local es del 15,4 por ciento. Esperamos cerrar el año con ese porcentaje o incluso algo más. Eso nos consolida en el segundo puesto de la industria local, que es la posición que hemos tenido en los últimos años.


- ¿Qué tan exitoso fue el plan de financiación del Gobierno para vehículos 0 km? Se habló mucho del tema, pero los resultados distaron de lo esperado: se pronosticaron ventas por 100.000 unidades y no se habría llegado a la quinta parte de eso…
- La virtud del plan del Gobierno fue incentivar a la gente a que fuera a los concesionarios a preguntar por la financiación, y a partir de allí, muchos clientes se interesaron en iniciar una operación. Sirvió para que vieran que además del plan del Gobierno, las automotrices tenían otros planes, como el Plan de Ahorro en el caso de Chevrolet. La gente se dio cuenta que no sólo se podía comprar un auto en efectivo. Es cierto que las expectativas del plan oficial fueron muy superiores a lo obtenido, porque se pensó que se iba a poder absorber la caída de exportaciones, pero ésta fue demasiado grande. Creo que las expectativas estuvieron mal enfocadas… Pero en definitiva, el plan del Gobierno llevó a la gente a los concesionarios y terminó reactivando el mercado, de una u otra forma.

- En los últimos meses varias marcas han incrementado sus precios. ¿Cuál podría ser la tendencia en ese sentido para lo que resta del año y el próximo?
- Los precios –creo que es parte de lo que explica el buen volumen de ventas de este año– se han mantenido bastante estables. Si bien en los últimos meses hubo un incremento pequeño en algunos modelos, en el caso de GM Argentina tuvo que ver con el tipo de cambio y también por el aumento de algunos costos internos. Creo que si hay algo que destacar es que los precios se mantuvieron estables y pienso que así será la tendencia. Seguramente se verán algunos ajustes, pero no hay que esperar grandes variables en el corto y mediano plazo.


- Pasando al ámbito internacional, ¿cuál es la situación de GM luego del plan de reestructuración al que debió someterse a comienzos de este año?
- La convocatoria de acreedores por la que pasó la casa matriz en los Estados Unidos fue un proceso muy duro, muy difícil, pero que permitió hacer una reestructuración de fondo. Fue un trabajo muy bien hecho: en sólo 40 días la empresa salió adelante. Hoy las perspectivas de la compañía son mucho más alentadoras. Es una empresa más pequeña, pero mucho más sólida financieramente. Una firma enfocada ciento por ciento en el cliente y en empezar a atender las necesidades puntuales del mercado. GM está trabajando mucho en productos y piensa lanzar en 2010 el Chevrolet Volt, el primer auto ciento por ciento eléctrico del mercado que se producirá en serie. Al mismo tiempo, GM continúa haciendo operaciones, como en el caso de Opel, donde mantendrá un 35 por ciento de participación. Aún falta cerrar la operación con los inversionistas para Hummer, pero se está terminando la de Saab y ya se concretó la de Saturn. En definitiva, se vienen dando pasos muy fuertes. Lo importante es que la marca Chevrolet está teniendo todo el respaldo, y en nuestro mercado es la marca que estamos impulsando, de modo que eso nos da tranquilidad.

- ¿Qué perspectivas hay para Cadillac, Buick y GMC, las otras tres marcas que se mantuvieron en el grupo General Motors?
- Buick es una marca que está creciendo mucho en China y su zona de influencia. Se trata de un mercado que no detiene su crecimiento. Allí, sólo General Motors fabrica y vende un millón de vehículos anualmente... Cadillac es la marca de lujo de GM en el mercado estadounidense, y seguirá siendo reconocida a nivel global. Y GMC continuará dedicándose a la comercialización de camionetas livianas y SUV’s en el mercado norteamericano.


- Esta reestructuración de GM a nivel mundial produjo también nuevas divisiones de regiones: antes eran cuatro y ahora son dos. ¿Cómo quedó conformado el mapa?
- Efectivamente, como parte de esta reestructuración las cuatro regiones pasaron a ser dos. Una de ellas GM Norteamérica, que incluye a Canadá, Estados Unidos y México, y la otra es GM Operaciones Internacionales (GMIO), que representa literalmente al resto del mundo y tiene base en Shangai. Pero esto no significa que sea una región dirigida por China, ya que GM China reporta asimismo a GM Operaciones Internacionales. Sólo que la base está en Shangai... Ahora bien, ¿por qué se estableció allí? Porque hoy es la zona de mayor crecimiento a nivel mundial para el sector automotriz. Hay algo muy interesante de esta nueva estructura: las operaciones de GM Operaciones Internacionales concentran el 75 por ciento del mercado con más potencial de crecimiento a nivel mundial. Hoy las operaciones de GM en los Estados Unidos ya son menores al 40 por ciento del total del grupo, lo que indica que más del 60 por ciento está en el resto del mundo. Y no sólo eso, sino que allí está el mayor potencial de crecimiento.

- Esta nueva dependencia de GM Argentina a GM Operaciones Internacionales, ¿puede implicar algún cambio de política en cuanto a los productos que se comercializan en nuestro país?
- Voy a dar un ejemplo para esto. En la Argentina, Chevrolet Captiva es un producto que y viene de Corea, al igual que el Spark. Y el Aveo llega procedente de México. Lo que hoy permite esta globalización es evaluar qué vehículos pueden funcionar para nuestro mercado, sin que importe si hay que traerlos de Asia, Europa, México o ya están en nuestra propia región. Siempre que puedan ser de interés para los clientes y exitosos, entonces pueden llegar.