Carriles exclusivos: balance a un año del estreno


CarsMagazine.- CESVI Argentina realizó un estudio y publicó un informe a modo de balance al cumplirse un año de la implementación del sistema de carrilles exclusivos en algunas avenidas de la Ciudad de Buenos Aires, con lo que se buscó ordenar el tránsito y reducir los tiempos para el transporte público de pasajeros. “El Gobierno porteño da como alternativa tomar las calles laterales, pero ante la falta de una avenida cercana que comunique el Norte con el Sur de la ciudad, a los particulares se les hace muy engorroso cruzar Buenos Aires”, señaló CESVI en el comienzo de su exposición.

“La Secretaría de Tránsito de la Ciudad informa que el tiempo de viaje sobre Pueyrredón, del tramo Las Heras-Belgrano, disminuyó para el transporte público en un 33% en el sentido sur-norte, y se mantuvo igual que antes en el sentido contrario. Sin embargo, según estudios realizados por CESVI Argentina, si se realiza este mismo recorrido en auto tardará un 40% más que en transporte público”, continuó el informe.


Profundizando el balance de la medida adoptada, el organismo dedicado principalmente al desarrollo de la Seguridad Vial apuntó que “hoy, con la medida ya bien instalada, la realidad indica que todavía hay un cierto índice de vehículos que no respetan estos carriles. Sin embargo, tampoco son un descontrol. De a poco los conductores se van acostumbrando a las normas y, por ende, cada vez son un poco más venerados. Además, se encuentran bien señalizados”.

Para finalizar, el Gerente General de CESVI Argentina, Fabián Pons, subrayó: “La implementación de los carriles exclusivos sin duda favorece al transporte público, acortando los tiempos de recorrido y la fluidez. También tiene el objetivo de desalentar el uso de autos particulares. Pero, ¿hasta dónde logra que la gente no vaya a trabajar con el auto? Los usuarios que vienen del Conurbano no disponen de un medio de transporte público rápido y eficaz, por lo que continúan entrando a Capital en su auto. Sólo les queda acostumbrarse a más congestionamientos o a tomar calles aledañas en lugar de avenidas”.

Para cerrar, el directivo sentenció: “Si realmente se quiere reducir la cantidad de autos que ingresen al Centro, estos carriles deberían estar acompañados de obras. La implementación de estacionamientos periféricos en lugares estratégicos de la ciudad, la extensión de las líneas de subte y la implementación de colectivos desde dichos estacionamientos hacia puntos neurálgicos son alternativas que han dado buenos resultados en otras ciudades del mundo”. ¿Se aplicarán esas ideas alguna vez en la Ciudad de Buenos Aires?