GM entró en convocatoria de acreedores; la decisión no afectará las operaciones en Argentina


CarsMagazine.-
El gobierno de los Estados Unidos anunció que el fabricante automotor General Motors, que durante 77 años fue el número uno mundial del sector, se acogerá este lunes 1º de junio a la ley de quiebras para emprender una severa reestructuración con apoyo financiero del Estado. “Hoy será un día histórico para la empresa: marcará el fin de la antigua General Motors y el comienzo de una nueva”, declaró el gobierno en un comunicado. Así, se creará una nueva empresa que incorporará los activos más rentables del grupo, cuyo pasivo será reducido a menos de la mitad. Esta medida no afectará las operaciones de GM Argentina, donde ya habían remarcado que “el grupo está claramente fraccionado en cuatro divisiones a nivel mundial sin relación entre sí; cada una es independiente desde el punto de vista técnico y legal”. Prueba de ello es que en la planta de Rosario, Santa Fe, se continúa adelante con el desarrollo del Proyecto Viva, una nueva familia de vehículos que se lanzará en el segundo semestre de este año.

Volviendo a la situación en los Estados Unidos, se confirmó que el Estado federal aportará 30.100 millones de dólares y controlará el 60% del capital de la nueva empresa, mientras que el Estado canadiense y la provincia de Ontario desembolsarán 9.500 millones de dólares y se quedarán con el 12% de las acciones. El fondo de retiro de los empleados de GM asumirá el 17,5% del paquete accionario, mientras que otro 10% quedará en manos de los antiguos acreedores poseedores de obligaciones no garantizadas que hayan suscrito el plan de reestructuración. Los actuales accionistas de GM perderán la totalidad de su inversión.

La reestructuración de la empresa se completa con el cierre de 11 fábricas, mientras que otras tres quedarán en paro técnico. GM confirmó que el grupo pasará de 62.000 obreros sindicalizados en 2008 a 38.000 en 2011. “Esperamos ver una GM con un balance en el cual el endeudamiento pese mucho menos, y que sea capaz de competir”, declaró un alto funcionario del gobierno estadounidense, que no quiso identificarse, a la agencia AFP. Por su parte, el presidente de GM, Fritz Henderson, anunció una conferencia de prensa para este mediodía en Nueva York, ciudad sede del tribunal de quiebras. En tanto, el presidente estadounidense, Barack Obama, dirigirá un mensaje televisado a la población (a las 12:55 hora argentina) dedicado a “la industria automotriz en el momento en que expira un plazo para General Motors”, según informó la Casa Blanca.


Ante esta situación, la filial de GM en Argentina continuará con sus actividades normales y mantiene en marcha el proyecto de fabricación de una nueva familia de vehículos. Se trata de un modelo que por ahora se conoce con el nombre de “Viva” (en la foto, una recreación por computadora de su muy probable diseño) y que saldría a la luz a fines de este año. “La planta de Santa Fe y el proyecto siguen”, había indicado una fuente de GM Argentina al diario Clarín cuando en los primeros días de marzo ya se hablaba de una posible quiebra del gigante automotriz en su división Norteamericana. Las fracciones de Asia-Pacífico, Europa y LAAM (Latinoamérica, África y Medio Oriente) “viven un cuadro distinto”, apuntaba el portavoz en su momento, antes de aclarar que si hubiera una quiebra en EE.UU. “no habría relación directa con la fábrica argentina” porque ”cada división debe ser autosuficiente y no recibe flujo de dinero” de la matriz en Norteamérica.