CONTACTO: CHEVROLET AVEO


CarsMagazine (Por Martín Egozcue).- En el último tiempo, el segmento de los sedanes compactos ha sido uno de los que más se ha renovado en el mercado argentino. La mayoría de las marcas han presentado nuevos productos y Chevrolet no fue la excepción. Así, llegó a la Argentina el Aveo, un tricuerpo de líneas elegantes aunque sobrias, que exhibe una buena calidad de terminación y un precio atractivo como algunos de sus principales atributos. Disponible en dos versiones de equipamiento, CarsMagazine manejó la más completa, denominada LT, con transmisión manual. Un vehículo que se comercializa a 55.600 pesos y que busca hacerles frente al VW Voyage, Peugeot 207 Compact Sedán, Ford Fiesta Max, Fiat Siena y Renault Symbol, entre otros.


Está claro que la compra de un Aveo supondría un acto más racional que emocional. Es un auto que en la Argentina era completamente desconocido, a pesar de que se trata de un producto global de GM que se vende en más de 100 países. Un modelo que en sus orígenes fue un Daewoo, marca hoy perteneciente al gigante automotriz estadounidense, pero que se revaloriza al tener el logo de Chevrolet. Fabricado en México –de allí su terminación superior a la de vehículos concebidos en la Argentina o Brasil–, llega a nuestro mercado como un producto regional, sin ser recargado con el arancel del 35% que se aplica sobre el resto de los importados. Así, el Aveo logra ubicarse en una franja de precios que lo posiciona favorablemente respecto de sus principales rivales. En ese grupo, no faltará quien encuentre al Corsa 2 como un posible contrincante del Aveo. Pero en GM Argentina aseguran que éste último se ubica por encima del Corsa de segunda generación en la oferta de Chevrolet, y así está reflejado en el precio y en la calidad de terminación. El Aveo, entonces, yace como escalón previo al Astra.


El Aveo exhibe un diseño que si bien está a tono con los tiempos que corren, guarda un perfil conservador. No despertará suspiros a su andar, pero se lo percibe armoniosamente plantado. Desde noviembre pasado, este producto se sumó a la oferta de GM Argentina con versiones LS (base) y LT (full), esta última disponible con caja manual de 5 marchas o automática de 4 velocidades. La única motorización para la gama es un impulsor naftero de 1.6 litros, 16 válvulas y 103 CV, que sin ser una avanzada tecnológica, es de lo más moderno que hoy ofrece Chevrolet en la Argentina. Este motor le permite moverse con soltura en la ciudad pero sus prestaciones son más discretas que enérgicas. Claramente, es un auto concebido para la familia. Aunque la velocidad máxima llega a respetables 185 km/h, la aceleración de 0 a 100 km/h demanda casi 12 segundos. En el tránsito urbano a veces se muestra algo perezoso, ya que el torque máximo se hace desear hasta pasadas las 3.600 rpm. Para compensar ello, la opción es circular con una marcha baja (2ª donde se podría colocar 3ª) y llevar el motor a un régimen mayor. La caja es de recorridos cortos y sin ser la mejor del segmento, se destaca por su precisión.


Midiendo el consumo, el Aveo gastó unos 10,5 litros cada 100 km en ciudad y apenas superó los 8 litros circulando por autopistas a 130 km/h. Son valores aceptables y en línea con sus competidores de igual cilindrada. Con una suspensión que prioriza el confort –lo hace eficientemente en las bacheadas calles de Buenos Aires, con buen despeje del suelo–, el comportamiento a alta velocidad se torna un tanto inestable en curva, aunque no es nada alarmante para quien lo conduzca dentro de los límites lógicos. Si se lo exige doblando, muestra un rolido excesivo, pero el cliente de un Aveo no saldrá a la ruta a imponer ningún récord de velocidad.


En su interior es donde el Aveo luce su buena terminación. Sin dejar de lado los plásticos, las texturas se perciben más cuidadas que en algunos rivales. La habitabilidad es correcta, con buen espacio para las piernas de los pasajeros traseros dentro de lo que es un sedán compacto (4,30 m de largo). Atrás pueden viajar dos adultos y un niño en la quinta plaza, que si bien cuenta con cinturón inercial de tres puntos, carece de apoyacabezas. La capacidad del baúl es de 400 litros, lo que lo pone en desventaja respecto de casi todos sus rivales. Sin embargo, el espacio está bien aprovechado, la boca de carga es ancha y los asientos traseros se pueden rebatir 1/3-2/3, lo que favorece la ubicación de elementos voluminosos. Para el equipaje que puede cargar una familia tipo en tren de vacaciones, alcanza.


En equipamiento, cumple con lo exigible en materia de seguridad para un auto de esta franja de valores: frenos con sistema ABS y doble airbag frontal, a lo que se suma un elemento destacado como los anclajes para sillas de niños en las plazas traseras. Para el conductor, la doble regulación en altura del volante y la butaca facilita la tarea de encontrar la posición de manejo ideal, a lo que aporta el apoyapié izquierdo. En el rubro confort, en cambio, se queda a mitad de camino frente a la competencia. Tiene lo básico que cualquiera demandará (aire acondicionado, dirección asistida y radio con CD y MP3 + entrada auxiliar), pero no mucho más. El cierre centralizado no tiene una tecla de accionamiento en el tablero y sólo se opera subiendo y bajando el seguro de la puerta del conductor (tarea incómoda) y no tiene traba automática en rodaje (tampoco se destraban las puertas al quitar el contacto). Los alzacristales son eléctricos en las cuartos ventanillas, pero ninguno tiene “one touch”. Y siendo más exigente aún, carece de comando para la radio en el volante y computadora de a bordo, entre algún que otro faltante. Pese a esto, como uno de los opcionales disponibles se destaca la posibilidad de sumarle el sensor de estacionamiento trasero.


En el balance, el Aveo se posiciona como una opción interesante de compra en el segmento de los sedanes compactos, para aquel cliente que busca un auto de bajo perfil pero con buena calidad de terminación, respetable habitabilidad y un precio tentador. Tal vez la garantía, de apenas un año, suene a poco a esta altura, pero no es algo en lo que quede en desventaja frente a sus rivales, ya que es el plazo que ofrece la media de la competencia.

LA BALANZA
A favor
- Terminación de materiales
- Precio comparativo
- Habitabilidad interior
En contra
- Faltantes de equipamiento
- Prestaciones discretas
- Comportamiento en ruta

EQUIPAMIENTO DESTACADO
- Airbag doble frontal
- Aire acondicionado
- Alzacristales eléctricos (4)
- Anclajes para sillas de niños
- Apertura interna y a distancia de baúl
- Apoyacabezas (4) y cinturones de tres puntos (5)
- Asiento del conductor regulable en altura
- Cierre centralizado con comando a distancia
- Espejos exteriores eléctricos
- Frenos ABS
- Faros antiniebla delanteros
- Llantas de aleación
- Radio con CD, lector de MP3 y entrada auxiliar
- Volante regulable en altura

FICHA TECNICA
Carrocería: sedán, 4 puertas, 5 plazas
Motor: naftero, delantero transversal, 4 cilindros, 16 válvulas
Cilindrada: 1.598 cc
Alimentación: inyección electrónica multipunto
Potencia máxima/régimen: 103 CV/5.800 rpm
Par máximo/régimen: 145 Nm/3.600 rpm
Velocidad máxima: 185 km/h
Aceleración 0 a 100 km/h: 11,5s
Tracción: delantera
Dirección: con asistencia hidráulica
Transmisión: manual de 5 velocidades
Frenos: delanteros a discos ventilados, traseros a tambor
Llantas: de aleación de 15”
Neumáticos: Firestone Firehawk GT, medida 185/55/R15
Dimensiones: largo, 4.310 mm; ancho, 1.710 mm; alto, 1.505 mm; entre ejes, 2.480 mm
Peso bruto total: 1.580 kg
Capacidad baúl: 400 litros
Capacidad tanque: 45 litros
Consumo urbano: 10,5 litros/100 km (autonomía: 428 km)
Consumo a 130 km/h: 8,1 litros/100 km (autonomía: 555 km)

PRECIO Y GARANTIA
La versión probada, LT con transmisión manual, se comercializa a 55.600 pesos. La opción LT con caja automática cuesta 58.600 pesos. La variante LS, de menor equipamiento y sólo disponible con transmisión manual, tiene un valor de 48.200 pesos. En todos los casos, la garantía es de 1 año sin límite de kilometraje.

ALGUNOS RIVALES
Peugeot 207 Compact Sedán, Volkswagen Voyage, Renault Symbol, Ford Fiesta Max, Fiat Siena