GM y Ford mantendrán inversiones en Brasil


CarsMagazine.- Las automotoras multinacionales Ford y General Motors anunciaron a la prensa, a través de ejecutivos locales, que mantendrán inversiones en Brasil pese a la crisis que sufren sus matrices en Estados Unidos, lo que se traduce también en una positiva noticia para ambas terminales en la región Mercosur y el mercado argentino. GM Brasil tiene inversiones en marcha por 1.500 millones de dólares, incluida la construcción de una fábrica de motores y nuevos lanzamientos, y prevé invertir 1.000 millones de dólares para renovar sus productos en 2012. El plan de inversiones de Ford en Brasil y el Mercosur es de 3.400 millones de dólares hasta 2011.

La filial brasileña de GM "tiene recursos propios para operar normalmente y reinvertir en el país", dijo al diario “O Estado de Sao Paulo” el presidente de la empresa, Jaime Ardila. El ejecutivo colombiano apuesta asimismo a que "alguna solución será encontrada" para ayudar a la matriz. El presidente de Ford para Brasil y el Mercosur, Marcos de Oliveira, aseguró al diario que "la subsidiaria tiene el aval de la matriz para reinvertir sus ganancias en el país".

En Estados Unidos, el presidente George W. Bush y su sucesor, Barack Obama, se unieron a favor del salvataje de la industria automotriz en crisis. "En este período de grandes dificultades para nuestra economía, no podemos permitir el hundimiento de ese sector sin hacer nada", dijo Obama. Un proyecto de la Casa Blanca para salvar a las automotrices estadounidenses, por 14.000 millones de dólares, fracasó en el Senado el jueves, y se especula ahora que GM, Ford y Chrysler podrían quebrar.

GM, el mayor fabricante de automóviles de EE.UU., admitió que contrató asesores jurídicos y banqueros para "hacer frente a todas las emergencias posibles”, incluida la quiebra. El departamento del Tesoro estadounidense, por su parte, anunció el viernes que está listo para impedir la quiebra de los grandes constructores de automotores. "Estamos dispuestos a impedir una quiebra inminente hasta que el Congreso se vuelva a reunir y tome una decisión que permita a la industria ser viable a largo plazo", dijo la portavoz del Tesoro, Brookly McLaughlin.