CONTACTO (archivo): CHEVROLET SPARK (*)



(*) Publicación original: 18/11/08
Precio actualizado al 22/07/09: $ 44.150


CarsMagazine (Por Martín Egozcue).- Con el Chevrolet Spark, General Motors Argentina cubrió un segmento en el que no tenía una presencia claramente definida: el de los mini coches o “city cars”, aquellos vehículos de muy reducidas dimensiones, ideales para el tránsito urbano, que suelen contar con motorizaciones de escasa potencia y cilindrada, pero muy bajo consumo. Con su impulsor de 1.0 litro y 65 CV, este nuevo producto que GM comercializa en el país desde hace un par de meses cumple con esas premisas, y al mismo tiempo ofrece una dotación de equipamiento de confort que supera lo que a priori uno puede esperar. A ello, el Spark le suma un diseño moderno y atractivo que nunca lo hará pasar desapercibido, sobre todo para las mujeres. CarsMagazine manejó la versión “full”, denominada LT, que se comercializa a 41.900 pesos. Aquí, las conclusiones…


El Spark es en realidad lo que tiempo atrás se conoció aquí como Daewo Matiz, el modelo de la marca coreana que llegaba importado a través de un representante privado. Pero desde que General Motors tomó el control de Daewo, el Matiz recibió un rediseño y comenzó a venderse en algunos mercados bajo la marca Chevrolet. La automotriz se encargó de remarcar, en ocasión del lanzamiento local, que la versión que llegó a la Argentina es la misma que hoy se vende en Europa, al margen de algunas diferencias en el equipamiento. En las líneas finales del Spark, simpáticas ante todo, tuvo que ver el reconocido diseñador italiano Giorgetto Giugiaro.


Con un largo que no llega a 3,50 metros, el Spark entra en esos lugares donde no se puede estacionar un coche del segmento chico o mediano. Y con un ancho menor a 1,50 metros, permite escabullirse en los embotellamientos casi como si fuera una moto de alta cilindrada. Esa maniobrabilidad lo hace un auto ideal para una ciudad congestionada de vehículos como Buenos Aires, y una atracción casi irresistible para el público femenino. Lo destacado es que, pese a sus reducidas dimensiones exteriores, el espacio interior es más que aceptable y sorprende a primera vista, así como la innumerable cantidad de espacios portaobjetos (de todos los tamaños y formas). Las plazas traseras permiten viajar cómodamente a dos adultos y una persona de 1,85 metros de altura no llega a tocar el techo con su cabeza. El espacio atrás resulta incluso más amplio que en varios autos del segmento B. Claro que lo que se gana por un lado se pierde por otro: el baúl es diminuto, con apenas 170 litros de volumen de carga. Una cifra que alcanza para llevar los bolsos para pasar un día en el club, pero que no sirve para trasladar las valijas para una quincena de vacaciones. El Spark no está pensado para esto último.


Las dos versiones del Spark que se venden en la Argentina (la base LS y la “full” LT) ofrecen el mismo motor naftero de 1.0 litros y 65 CV, potencia máxima que se obtiene haciendo girar el impulsor a 5.400 rpm. Por encima de ese régimen comienza a perderse eficiencia y a las 6.500 rpm, un corte de seguridad evita llevar el motor a un nivel peligroso. La primera impresión es que la cilindrada y la potencia son escasas, pero es oportuno señalar que el Spark pesa menos de una tonelada: apenas 930 kg. Por eso logra prestaciones aceptables como lo son 156 km/h de velocidad máxima y 14,1 segundos para acelerar de 0 a 100 km/h. Esto no lo hace desentonar, por citar sólo dos ejemplos del segmento B, frente a un Renault Sandero con motor diesel dCi de 1.5 litros y 67 CV, que tarda 16,2 segundos de “0 a 100” y llega a 152 km/h. O frente a un Peugeot 207 Compact 1.9 diesel de 70 CV, que demora 16,1s y alcanza 161 km/h. El punto destacado del Spark es que su consumo es bien moderado: según midió este medio, unos 7 litros cada 100 km en ciudad (autonomía de 500 km con su tanque de 35 litros) y alrededor de 6 litros en ruta a 130 km/h (autonomía de 585 km).


Por dimensiones y características, el Spark competiría directamente con modelos coreanos como el Hyundai Atos y el Kia Picanto. Sin embargo, GM Argentina prefiere identificar como sus principales rivales al Ford Ka, el Fiat Uno y el Suzuki Fun que ellos mismos comercializan en el país. Frente a estos autos, el Spark ofrece una sensación de manejo bastante placentera para lo que puede esperarse de un automóvil de 40.000 pesos. La caja de velocidades (manual de 5 marchas) es sumamente suave y precisa, y la respuesta del motor en ciudad sirve para moverse con seguridad todo el tiempo (y para sorprender a algún que otro automovilista con un coche de mayor potencia). La posición de manejo es correcta a pesar de que el volante no se regula en su posición; sólo se mueve la butaca en altura. Cuenta con apoyapié izquierdo, pero su formato, según la estatura del conductor, tal vez resulte demasiado alto y termine incomodando. Las butacas ofrecen buena sujeción lateral (como si se pudiera doblar mucho más fuerte de lo que permite el auto) y la insonorización resulta elogiable cuando se circula en ruta a 120-130 km/h. Con lo que hay que tener cuidado a esa velocidad es a la hora de cruzarse con un micro o camión, o si hay fuerte viento lateral: como es de imaginar, la carrocería se balancea lateralmente.


En equipamiento, centrándose en el rubro confort, ofrece el trío de elementos que el común del público suele anhelar: aire acondicionado, dirección asistida y alzacristales eléctricos (sólo delanteros). Pero además se luce al agregar (de serie en ambas versiones) un equipo de audio con CD que reproduce MP3 y cuenta con entrada auxiliar USB. También dispone de regulación eléctrica del espejo exterior derecho (la del izquierdo es manual) y apertura interior del baúl y la tapa de combustible (para que ellas ni se bajen del auto cuando paran a cargar). Otro detalle que lo distingue es el porta-anteojos para el conductor. El cierre de las puertas y el portón trasero es centralizado, pero sin comando a distancia: hay que operarlo con la llave, y siempre desde la puerta del conductor.


En materia de seguridad, lo más destacado del Spark es la carrocería de deformación programada en caso de accidente, con barras de protección laterales; la tercera luz de stop, los faros antiniebla delanteros, la traba de seguridad para niños en las puertas traseras, el limpia-lava luneta con desempañador y los cuatro apoyacabezas (esto último, sólo en la versión “full”). Por ahora el Spark no se ofrecerá en la Argentina con frenos ABS ni airbags, dos elementos tan imprescindibles para evitar accidentes o minimizar sus consecuencias, respectivamente. Pero no es algo que se le pueda criticar sólo al Spark: ninguno de los vehículos que aquí rondan estos valores traen ABS o airbag. Igualmente, GM Argentina prometió estudiar la demanda del mercado y, eventualmente, analizar si decide incorporarlos en el Spark a futuro.


Otros puntos cuestionables, continuando con la seguridad, es que no hay alarma sonora de aviso de colocación del cinturón de seguridad para el conductor. Sólo se enciende una luz en el tablero. Como sucede a menudo en los segmentos más bajos, la quinta plaza no cuenta con cinturón de tres puntos: se trata de uno abdominal, y se carece de un quinto apoyacabeza. Por último, un detalle al que tal vez las mujeres no le vayan a prestar atención, pero que vale conocer: la rueda de auxilio es del tipo temporal (como sucede en algunos autos de alta gama), es decir que sólo permite circular a una velocidad máxima de 80 km/h y que obliga a reemplazarla lo antes posible. Lo curioso es que en el Spark, este quinto neumático se presenta en una llanta de llamativo color celeste (ver foto), como para no pasar desapercibido: ¡se trata de un auxilio temporal!


El Spark está disponible en siete primaverales colores (amarillo, naranja, verde, rojo, azul, negro y gris) y además ofrece la posibilidad de enriquecerlo visualmente con una serie de accesorios, como alerón trasero, spoilers frontales, laterales y trasero; puntera de escape cromada, barras de techo y molduras laterales en las puertas, entre otros. La garantía que ofrece GM Argentina para el Spark es de un año sin límite de kilometraje, lo que resulta, a esta altura, algo limitado.


A la hora del balance final, el Spark se destaca por su desempeño en el tránsito urbano, su espacio interior teniendo en cuenta sus reducidas dimensiones, y un consumo amigable con el bolsillo. Lo que podría hacer dudar a la hora de evaluar su compra es su comportamiento dinámico en ruta, la capacidad del baúl y el auxilio temporal, si es que alguno también lo piensa como un auto para salir de vacaciones. En ese caso, sin duda, se estaría sacando al Spark de su hábitat natural.

EQUIPAMIENTO DESTACADO
- Aire acondicionado
- Alzacristales eléctricos delanteros (sin “one touch”)
- Apertura interior de baúl y de tapa de combustible
- Apoyacabezas (4) regulables en altura
- Asiento del conductor regulable en altura
- Barras de techo
- Carrocería con deformación programada y barras laterales
- Cierre centralizado (sin comando a distancia)
- Cinturones de tres puntos inerciales (4) y trasero central abdominal
- Espejo exterior derecho con comando eléctrico (izq. manual)
- Faros antiniebla delanteros
- Limpia-lava luneta trasero con desempañador
- Porta-anteojos
- Radio AM/FM con CD-MP3 y entrada USB, con 4 parlantes
- Seguro para niños en puertas traseras
- Spoiler trasero
- Tapizados Deluxe
- Tercera luz de stop

FICHA TECNICA
Carrocería: monovolumen, 5 puertas, 4/5 plazas
Motor: naftero, delantero transversal, 4 cilindros, 8 válvulas
Cilindrada: 995 cc
Alimentación: inyección electrónica multipunto
Potencia máxima/régimen: 65 CV/5.400 rpm
Par máximo/régimen: 9,3 Kgm/4.200 rpm
Velocidad máxima: 156 km/h
Aceleración 0 a 100 km/h: 14,1s
Tracción: delantera
Dirección: con asistencia hidráulica
Transmisión: manual de 5 velocidades
Frenos: delanteros a disco, traseros a tambor
Llantas: de aleación de aluminio de 13”
Neumáticos: 155/65 R13
Dimensiones: largo, 3.495 mm; ancho, 1.495 mm; alto, 1.500 mm; entre ejes, 2.345 mm
Peso: 930 kg (en orden de marcha)
Capacidad baúl: 170 litros (hasta 845 litros con asientos traseros rebatidos)
Capacidad tanque: 35 litros
Consumo urbano: 7 litros/100 km (autonomía: 500 km)
Consumo a 130 km/h: 6 litros/100 km (autonomía: 583 km)

PRECIO Y GARANTIA
La versión probada, LT, se comercializa a 41.900 pesos. La variante LS, de menor equipamiento, cuesta 40.100 pesos. En ambos casos la garantía es de 1 año sin límite de kilometraje.

ALGUNOS RIVALES
Ford Ka, Fiat Uno, Suzuki Fun, Hyundai Atos, Kia Picanto