CONTACTO: VOLVO C70


CarsMagazine (Por Martín Egozcue // Fotos: Marcelo A. Rodríguez Cancelo - http://www.rodcan.com/).- En los últimos años, las ventas de automóviles descapotables crecieron a pasos agigantados en todo el mundo: entre 1998 y 2007 registraron un aumento del 40 por ciento, y se prevé otro 30% en los dos próximos años. En el mercado argentino, si bien no abundan en las calles, estos coches también han encontrado su lugar en el último tiempo. Y si bien los que más se ven son los de marcas populares, como Peugeot (206 CC y 307 CC) o Renault (Mégane II Coupé-Cabriolet), también las automotrices Premium se animaron a ofrecerlos. Tal es el caso de Volvo, la casa de origen sueco pionera en materia de seguridad, que desde hace poco más de un año comercializa en el país su modelo C70, un coupé-cabriolet para cuatro pasajeros, que brinda un techo rígido rebatible eléctricamente. Un auto casi de ensueño por su versatilidad de combinar “dos en uno”, además de su diseño, sus prestaciones y su equipamiento. CarsMagazine manejó la versión equipada con motor naftero de 2.5 litros y 220 CV, que se comercializa a 76.500 dólares. Sin duda, un precio que también lo convierte en un automóvil para pocos.


Gracias a la gentileza de Volvo Car Argentina, este medio probó durante una semana un vehículo que cautiva por sus líneas y que despierta un deseo incontenible de conducción. Decir que llamó la atención en cada esquina sería una obviedad. El Volvo C70 hace que la gente se dé vuelta para mirarlo con el techo cerrado, y ni que hablar de cuando se lo utiliza a cielo abierto. No es un auto para cualquiera, más allá de su precio. En la Argentina, y en una ciudad como Buenos Aires, hay que tener la personalidad necesaria para frenar en cualquier semáforo y no sentirse intimidado por las miradas del resto de los conductores. Tampoco es tarea sencilla la relación con el vendedor ambulante de turno o el chico que pide una moneda a cambio de limpiar el parabrisas. No es fácil, no es para cualquiera.


La estrella de este Volvo C70 de segunda generación (la primera data de 1996) es, sin duda, su techo rígido de tres secciones, que se abre y se cierra en forma eléctrica con sólo pulsar un botón, ubicado junto al freno de mano. La operación, tanto para abrirlo como para cerrarlo, demanda unos 30 segundos, y para ello es necesario que el auto esté detenido, con el pedal de freno presionado (hay algunos coupé-cabriolet que permiten realizar la operación circulando a baja velocidad). Para graficar con más claridad cómo se abre y se cierra el techo del C70, las imágenes valen más que las palabras. Por ello, lo mejor es visualizar el video que aparece a continuación, que en sólo un minuto de duración muestra la operación en ambos sentidos.


Está claro, entonces, que el Volvo C70 encierra dos autos en uno. Fabricado en la planta de Uddevalla, en Suecia, el diseño corrió por cuenta de la propia automotriz, aunque para el desarrollo y la concepción se contó con la valiosa colaboración de la firma italiana Pininfarina. El resultado fue un automóvil que además de ofrecer la inigualable posibilidad de manejar a cielo abierto o bajo techo, entrega también todo el confort de marcha de un auténtico sedán, incluso con verdadero espacio para dos pasajeros en las plazas traseras. No se trata del clásico “2+2” (dos plazas reales y dos diminutas atrás), sino que cuenta con habitabilidad para cuatro adultos.


Como es de esperar en un Volvo, el equipamiento de seguridad cumple y supera las mejores expectativas. Lo más importante, por tratarse de un auto convertible, es su sistema de protección en caso de vuelco, situación que cuesta imaginar en un coche que muestra un comportamiento dinámico admirable y que desde luego incluye todas las ayudas electrónicas que uno podría pedir: control de estabilidad y de tracción, frenos ABS con asistencia electrónica de frenado, además de una rigidez de torción duplicada respecto del anterior C70 (con el techo plegado), lo que lo hace mucho más estable a alta velocidad. El sistema de protección en caso de vuelco está conformado por un pilar A (el del parabrisas) fabricado en acero hidroformado, de alta resistencia; barras antivuelco que emergen hacia arriba en caso de accidente; y unas cortinas inflables montadas en las puertas que protegen la cabeza de los pasajeros, incluso con las ventanillas bajas. A ello se suman otros dos sistemas de protección: contra impactos laterales y contra latigazos cervicales.


La versión del C70 que se comercializa en la Argentina trae un motor naftero de 2.5 litros turboalimentado, que entrega 220 CV. Es el mismo impulsor que monta el Volvo C30 que CarsMagazine probó el año pasado, y el que también lleva la versión más potente del Ford Mondeo en la Argentina. Es una planta motriz de 5 cilindros y 20 válvulas, que transmite un generoso torque de 320 Nm entre las 1.500 y las 4.800 rpm. Esto significa que tiene muy buena reacción en cualquier condición de marcha. A ello también aporta la transmisión automática Geartronic de 5 velocidades, que si bien permite pasar los cambios de forma secuencial, es tan suave e “inteligente” que vale la pena dejarla funcionar por sí sola.


La velocidad máxima, según datos del fabricante, es de 235 km/h, mientras que la aceleración de 0 a 100 km/h se logra en 8 segundos. Desde luego que estos valores se traducen en un consumo elevado. Según las mediciones de este medio, el gasto en ciudad es de 16 litros cada 100 kilómetros recorridos (el doble de lo que consume en promedio un auto “común”). Y en ruta, circulando a 130 km/h (hay que ser bien disciplinado para ello), se necesitan 10 litros para completar la misma distancia.


Como se apuntó, un aspecto mejorado en el C70 respecto de la primera generación del modelo fue su espacio para los pasajeros. Y a pesar de que es más corto y más bajo que la versión anterior, mantiene el mismo ancho, lo que contribuye a su destacable comportamiento dinámico, lo que también suman los neumáticos de bajo perfil y gran pisada. El volumen para el equipaje es de 404 litros, una cifra que se reduce a la mitad cuando se pliega el techo. Para realizar esta operación con seguridad, hay un divisor de plástico en el baúl que marca hasta dónde es posible cargar bultos, y que delimita el espacio que debe quedar libre para alojar el techo cuando se decide retraerlo.


La vida a bordo del C70 resulta placentera en cualquiera de las plazas. Circulando a no más de 120 km/h, el confort de marcha es destacable y el viento resulta casi imperceptible. Es posible mantener una conversación entre los cuatro pasajeros sin necesidad de levantar el tono de voz. Claro que por encima de esa velocidad el panorama cambia… En cuestiones de confort, más allá de una amplia dotación, cuyos elementos más destacados figuran en el listado aparte, hay una estrella indiscutible. Se trata del equipo de sonido Dynaudio, de nada menos que 12 parlantes (más dos subwoofer opcionales), que no sólo ajusta automáticamente el nivel de volumen según la velocidad del auto. También se encarga de configurar la ecualización del sonido dependiendo de si se circula con o sin el techo. “Una verdadera sala de concierto o un auditorio al aire libre”, lo califica Volvo. Nada más acertado.


Encontrarle puntos negativos a un auto de estas características no es tarea sencilla. Sin embargo, no faltará quien deseará contar con una rueda de auxilio similar a las cuatro “titulares”. La de repuesto que ofrece el C70 es del tipo temporal, en llanta de chapa de 16 pulgadas, y sólo permite circular a una velocidad máxima de 80 km/h. Es algo que se ofrece como lo más normal en otros mercados, pero que acá no termina de cerrar. Cuidadoso hay que ser cuando se pasa por una cuneta o lomo de burro, ya que es muy fácil que la parte inferior de la trompa toque el suelo. De hecho, la unidad probada, con más de 8.700 kilómetros recorridos, tenía sus buenos raspones... Por último, ¿podría el consumo anotarse como un punto en contra? De ninguna forma, porque seguramente no será ése un ítem que condicione la economía de quien pueda pagar el equivalente a 250.000 pesos por un automóvil que, está claro, es distinto y para pocos.

EQUIPAMIENTO DESTACADO
- Airbags para conductor y acompañante
- Airbags laterales delanteros
- Butacas delanteras calefaccionadas con ajuste lumbar
- Climatizador automático
- Computadora de abordo
- Conexión Bluetooth
- Control de velocidad crucero
- Control de estabilidad y tracción
- Cortinas inflables laterales delanteras
- Faros de Bi-xenón
- Frenos ABS con asistencia electrónica de frenado
- Filtro en habitáculo de polen / carbón activado
- Guardaobjetos con cerradura
- Limpiaparabrisas automático con sensor de lluvia
- Regulación eléctrica de butacas delanteras, con memorias para el conductor
- Sensor de estacionamiento trasero
- Sistema de calidad de aire interior
- Sistema lavafaros delanteros
- Sistema de sonido Premium con 12 parlantes Dynaudio y comando en el volante
- Sistema de protección contra impactos laterales y latigazos cervicales
- Soportes ISOFIX para sillas de niños
- Techo rígido abatible eléctricamente

FICHA TECNICA
Carrocería: coupé-cabriolet, 4 plazas
Motor: naftero, delantero transversal, 5 cilindros, 20 válvulas
Cilindrada: 2.521 cc
Alimentación: inyección indirecta + turbocompresor + intercooler
Potencia máxima/régimen: 220 CV/5.000 rpm
Par máximo/régimen: 320 Nm/1.500 a 4.800 rpm
Velocidad máxima: 235 km/h
Aceleración 0 a 100 km/h: 8s
Tracción: delantera
Dirección: de cremallera con asistencia electrohidráulica
Transmisión: automática Geartronic de 5 velocidades
Frenos: a discos ventilados en las cuatro ruedas
Llantas: de aleación de 18”
Neumáticos: 235/40 R18
Dimensiones: largo, 4.582 mm; ancho, 1.820 mm; alto, 1.400 mm; entre ejes, 2.640 mm; trocha delantera, 1.550 mm; trocha trasera, 1.560 mm
Peso: 1.725 kg
Capacidad baúl: 404 litros
Capacidad tanque: 62 litros
Consumo urbano: 16 litros/100 km (autonomía: 390 km)
Consumo a 130 km/h: 10 litros/100 km (autonomía: 620 km)

PRECIO Y GARANTIA
La versión probada, T5 con transmisión automática Geartronic, se comercializa a 76.500 dólares. La garantía ofrecida por Volvo en la Argentina es de dos años sin límite de kilometraje.

RIVALES
Por sus características, no abundan los contrincantes directos del Volvo C70 en la Argentina. Pero bien podría comparárselo con el Mercedes-Benz SLK, que en nuestro país se ofrece en versión 200 Kompressor automática por 83.000 dólares, o manual por 79.000 dólares, en ambos casos con motor de 1.8 litros y 184 CV.